Datos personales

Mi foto

A veces bruta, pero no tonta y con la ayuda de DIOS me defiendo!

lunes, 8 de julio de 2013

LA SEGUNDA VUELTA...

“Dicen que en la vida hay segundas oportunidades y que uno las debe aprovechar al máximo, la cuestión ahora es como levantarse de una segunda caída cuando aparentemente habías vencido los obstáculos…” Lo que parecía una cita médica de rutina se convirtió en una orden de que la tripulación del barco tenía que remar contra nuevas corrientes para llegar a nuevas tierras, ahora si como dice la JEFA “No la vi venir” y es que desde aquella feliz noticia de todo estaba perfecto y de que únicamente habría que vigilar y seguir al pie de la letra con el tratamiento todo era felicidad, pero empezó esa tocecita que al principio pensamos que era una alergia, después vino el cansancio, le siguieron los resultados de estudios que marcan un alto porcentajes de un T2 pasó a ser un M1, el golpe fue tremendo, lo primero fue pensar “Pero si le di batalla, como es posible que no lo vencí” la estadísticas médica dicen que deben pasar cerca de 5 años para cantar victoria, yo no contemple que a la mitad del camino tuviera que hacer un alto para redoblar esfuerzos, fue un golpe bajo que no sólo me saco el aíre y me quito la respiración, a la noticia se aunaba un procedimiento difícil en mi vida, la salud de mi hermana, las pérdidas de seres queridos en circunstancias imprevistas, aplicaba lo de “llueve sobre mojado…y además graniza” hacía pocos meses que igual mi tía regresaba a una segunda vueltas de quimios y aunque en aquel momento me imagine en una situación similar la descarte en aquella ocasión, pero vino el pre-diagnosticos: pequeños puntos en pulmón izquierdo y después un M1 en pulmón…lo primero fue evadirlo decir que no estaba pasando y decidir que no regresaría a un tratamiento de quimios, no era por cobardía porque debo de admitir que DIOS es muy bondadoso conmigo y al final de cuentas en su momento causaron dolor pero la esperanza de un victoria lo borro por completo…ahora era diferente en ese momento no me sentía con las suficientes fuerzas para volver a dar batalla y decidí no seguir, el mundo se me vino encima y aquella noche DIOS me hablo vía ibox a través de una persona que me ayudo a buscar de nuevo ese brillo en mi vida Avith; y recordé que a veces en lo maratones se corren segundas vueltas, que a veces hay que recorrer dos veces el mismo camino porque quizá la primera vez no disfrutamos tanto el paisaje, que a veces es necesario tocar dos veces a la misma puerta y entonces porque no!! una segunda vuelta con una maravillosa oportunidad de vivir un poco más, quizá con un poco de dolor pero cuantos no quisiera tener esa segunda vuelta… no ha sido nada fácil lo platicaba ayer con Liliana y Miguel, nunca creí que la caída de pelo me traumara tanto al grado de no quererme bañar dos días para ver como el agua se llevaba mi cabello, perder cuatro kilos en una semana en otras circunstancias incluso hubiera pagado por hacerlo, pero en este momento hasta eso duele un poco, de la comida mejor ni hablemos, pero todo esto es posible de sobrellevar cuando volteas a tu lado y ves tanta solidaridad y entonces aprecias todo, valoras ese abrazo que te vino a dar la JEFA personalmente a Morelia, recuerdas esas palabra “Vine a verte, vine a darte tu abrazo, vine a decirte que aquí estoy”, te llegan los mensajes en todo momento llenos de solidaridad y de mucho amor, viene el abrazo de tu familia, si de tu familia a quien habías decidido no decir nada, pero que en vista de las evidencias del tratamiento se vino la confesión y ahhhhh que hermoso se siente saberlos cerca, tenerlos cerca, llegan los abrazos diarios de mi Banda quetalera y ayer llegaba mi amigo Miguel y Liliana y me dicen “venimos para que sepas que aquí estamos” y ahhh mis sobrinos que haría yo sin ellos ehhh, mi flaca y su cara de tristeza cuando les comunique el inicio de una segunda vuelta, Alondra y Angel inventando canciones por si su tia Lidia se queda peloncita ja ja ja, publicar una foto y que lluevan los amigos a demostrarte que están ahí….pero sobre todas las cosas entender que en lo que parecen los peores momentos de nuestras vidas DIOS ESTA A CARGO, es renovarse de energía comprender que cada pastillita que entra a tu cuerpo no llevan el fin de destruir sino de construir, que quizá cada cabello que cae al piso es un susurro de DIOS diciendo a tu oído “Te quiero estoy contigo” que cada malestar es una forma de sentir que estás vivo, que cada amanecer ahora se valora más, que quizá no sea nada fácil, pero si por alguna cosa puedo caer o se me dificulta seguir adelante tengo muchas manos que me ayudaran a salir adelante, y sobre todas las cosas QUE ESTE BARCO NO SE VA A HUNDIR EN ESTA SEGUNDA VUELTA…Gracias por todo y obvio que seguiré adelante y siempre, siempre con esa sonrisa que me ha abierto mil puertas. La solidaridad no es sinónimo de lastima, la solidaridad es humanidad. Lidia A. A.