Datos personales

Mi foto

A veces bruta, pero no tonta y con la ayuda de DIOS me defiendo!

miércoles, 6 de julio de 2011

Tienes que sonreír….Javiercito!


Han escuchado ese dicho que dice “Sí quiere ver sonreír a DIOS…cuéntale tus planes” el viernes pasado después de una semana agotadora de trabajo, todos mis planes eran llegar a casa y dormir tratando de recuperar las horas de toda la semana, pero no, me esperaba una llamada de una gran amiga, y la noticia de que su pequeño hijo de escasos 5 meses se encontraba un poco delicadito de salud, Karina es una persona muy creyente en DIOS su FE es grande, y vaya que si la vida le ha puesto pruebas grandes, hace tiempo nos había pedido a mi amigo Víctor y a mí ser los padrinos de bautismo de Javiercito quien llevaba ese nombre en honor al mejor amigo de Karina, Javier Corral Morales, y precisamente su súplica del viernes por la noche fue que ante la gravedad del pequeño ella quería cumplir con dicho sacramento ante la Iglesia, ella es una excelente Pediatra y sabía que ante la gravedad de Javiercito, la ciencia médica no podía ya hacer nada, SÓLO UN MILAGRO PODÍA SALVARLO…Y EL MILAGRO NUNCA LLEGO!

Hacía meses que no veía a sus hijos tiene 3 más Joel y David de 8 años y Marisol de 7, unos niños increíblemente inteligentes (bueno como todos los niños de ahora), me sorprendió sobre manera que cuando llegue a su casa lo primero que me dijeron fue “¿Tía Lidia, Javiercito se va a ir al cielo verdad?”…Tanto Karina como Joel han educado a sus hijos siempre hablándoles con la verdad y me imagino que esta vez no fue la excepción; últimamente a mi cualquier cosita me entristece y ya se imaginaran esto como me afecto, mi misión en ese momento era estar con ellos y platicar, hacer mas leve su dolor, los pingos estaban despiertos y eran las 4 de la mañana, la mas triste de los 3 fue Marisol, quien me dijo –Tia yo solo quiero llorar mucho, porque siento mucho dolor en mi corazón- David contestó yo no lloró porque eso es de niñas y yo no soy una niña, pero si siento algo grande en mi estomago desde que se llevaron a mi hermanito y no me gustaría no volver a verlo y tampoco me gustaría que mi mamá se pusiera triste ni tampoco me gustaría que mi papá ya no tuviera a quien llegar a carga cuando llega de trabajar, pero no quiero llorar tía porque no soy una niña y se salió corriendo al patio de la casa, lo seguimos junto con sus hermanos, para esto Joel se mantenía callado, como presente físicamente pero alejado mentalmente, esto era mucho para ellos, porque para los que no lo sepan Karina y su familia vivieron un secuestro express hace meses, lo cual los hizo irse de Michoacán y es algo muy difícil que no han superado, lo platicaba el otro día con mi amiga y me decía: “…creo que nunca lo vamos a superar a veces nos despertamos todos juntos a media noche y da la gran casualidad que es porque estamos soñando lo que paso aquella noche..”

Cuando nos reunimos los 4 fuera de la casa, yo no sabía que decirles veía aquellos 3 pequeños a punto de llorar, pero como esperando una orden de la Tía Lidia y al mismo tiempo yo tampoco me podía contener, para suerte mía el cielo estaba bellísimo (ironías de la vida) la luna se veía a lo lejos grande y hermosa y las estrellas brillan en todo su esplendor, un magnifico cuadro para muchos, menos para nosotros, les dije a los niños, ya vieron que hermoso esta el cielo, miren las estrellas, vamos a escoger una haber quien escoge la que mas brille les parece?, de primero se quedaron así como “que te pasa tía, mi hermanito se esta muriendo y tú quieres que juguemos a buscar estrellas brillantes”… fue momentáneo su desconcierto porque David fue el primero en decir, ya la tengo yo, miren hermanos es aquella que esta arriba de la Luna, si la ves tía Lidia ahí esta es enorme, enorme; y dice Marisol, la mía esta mas grande mira es esa que esta ahí en la punta del árbol, si la ven, y esta más bajita porque de lo grande ya no puede estar en lo alto…Joel seguía callado no decía nada.. entonces yo les dije miren la mía esta ahí y es más grande que la de ustedes ehh, ya vieron si las juntamos las de Ustedes van a parecer las hijas de mis estrella- no juegues tía Lidia dijeron al mismo tiempo los 2 las de nosotros estan grandes, grandes así como el infinito y mas allá, pues la mía es tan grande como mil galaxias juntas, haber quien me gana? Y en ese momento tratando de meter a Joel en la platica como guiados los tres al mismo tiempo, volteamos hacia y le preguntamos “Y la tuya Joel donde está” … se quedo un instante callado, para ese momento yo ya me estaba preocupando porque desde que había llegado no había pronunciado ninguna palabra, y contesto con un nudo en la garganta, MI ESTRELLA, LA MIA ES MAS GRANDE QUE LA DE USTEDES 3, PERO TODAVIA NO ESTA AHÍ, APENAS VA A SUBIR ES LA ESTRELLA DE MI HERMANITO QUE SE IRÁ AL CIELO…suena duro verdad, pero a veces esos pequeños niños saben de la vida mas que nosotros y nos dan cada lección que ni en nuestro años de vida lo hubiéramos aprendido, y si Javiercito se fue el domingo a media noche y se fue al cielo a formar parte de esas estrellas que todas las noches nos iluminan, y ahí esta la estrella de Joel, y curiosamente anoche cuando hablaba con el por teléfono me decía. “Tía ya platique con mi hermanito desde el cielo, y me dice que esta un poco triste porque ya no esta con nosotros, que no quiere ver llorar a mi mamá y que nosotros nos debemos de portar muy bien con ella y le tenemos que decir cada segundo que la amamos mucho, tú crees tía cada segundo se pasa mi hermano verdad?... y mi hermanito quiso llorar, yo pienso que es porque dejo todas sus mamilas aquí en la casa y entonces le dije, que se acordarán de los payasos como nos hacen reir y que el también se pintara su carita y que entonces le íbamos a cantar esa canción que nos cantaba mi mamá para ir a dormir: “Para mí son unos payasitos, son un regalito que dios me dio, y me gusta verlos reir y nunca llorar por eso tienen que sonreir, sonreir mis payasitos..” por eso ahora cada noche yo le cantaré a mi hermanito “TIENES QUE SONREIR, SONREIR, JAVIERCITO, ASÍ MI MAMÁ YA NO LLORARÁ, JAVIERCITO MI LINDO HERMANITO”

Yo siempre bromeo con Karina con esa canción que le canta a su hijos, creo que desde que nacieron, le digo que se siente “La Enrique Guzmán” porque hasta la tonadita la hace igual, mi amiga no esta para broma, esta destrozada sacando fuerza no se de donde, pero yo estoy segura que las sacara, tiene 3 hermosas razones para seguir adelante, y sobre todo tiene es payasito brillando en el cielo, este bebé era muy especial para mí, nació el día de mi cumpleaños, se llamó Javier como el hombre que me enseño amar tanto a la vida y a tener FE EN DIOS POR SOBRE TODAS LAS COSAS, me esta siendo muy difícil entender su partida, después de tantos “adiós” que me ha tocado dar, pero la vida es así a veces hay que disfrazarnos de payasitos y sonreír aunque detrás de nuestro maquillaje se este lavando nuestra alma y tenemos que SONREÍR, SONREIR A LA VIDA!.

Gracias Javiercito por tanto con nos diste en este poco tiempo, gracias porque a través de la profundidad de tu mirada azul, me enseñaste que de ese color es el cielo, y esa luz que brillaba en ellos solo puede ser el símbolo de que mientras vivamos debemos ser felices, gracias por llegar en un día importante en mi vida, y gracias por recordarme que la vida puede ser corta y si no buscamos la felicidad entonces si será una verdadera tristeza partir de este Mundo.


Aidil A.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario